Hernán Cortés en Tabasco

Hernán Cortés y su expedición habían salido de Figure 4a Sidon ArticleCuba el 18 de febrero de 1519. Después de hacer una escala de 15 días en Cozumel (ver post Hernán Cortés en Cozumel), partieron bordeando las costas de cabo Catoche, Champotón y Puerto Deseado donde se encontraba la nave de Alonso de Escobar que se había extraviado. Una vez recogido éste, atravesaron la desembocadura del río Usumacinta al que llamó San Pedro y San Pablo y finalmente el 12 de marzo llegaron al río Tabasco, donde fondearon en la punta de Palmares a media legua (media hora a pie) de la ciudad de Potonchán. Un año antes, Grijalva había estado explorando la zona por lo que en su honor el río Tabasco pasó a denominarse río Grijalva.

Al día siguiente, 13 de marzo, los españoles 250px-Cañón_del_Usumacintacelebraron una misa, siendo esta la primera misa cristiana en territorio continental de México. Después de la misa, Cortés se adentró río arriba con los bergantines y los botes de las carabelas, llevando consigo 200 hombres. A orillas del río vieron numerosos indios, con plumas, reunidos y observando. Estos nativos, mayas chontales, no dieron muestras de temor. A media milla rio arriba, vieron un gran asentamiento con casas de adobe y paja y algunas de piedra; se trataba de la referida Potonchán (lo que ahora es la ciudad de Frontera). Antes de llegar sus habitantes se acercaron en canoas y preguntaron a Cortés lo que quería.  Siempre utilizando a Aguilar como intérprete, les contestó que necesitaban comida  y que pagarían por ella. Los mayas trajeron 8 pavos y maíz para diez personas, una máscara de oro y algunas joyas. Luego pidieron a los españoles que se fueran. Los mayas les dijeron que no querían guerra ni comercio, pero que si no se iban los matarían. Cortés les dijo que era escasa la comida que habían traído, que le trajeran más así como una cesta con mas oro. Los mayas les dijeron que al día siguiente se reunieran con ellos en la plaza frente a la ciudad. Cortés y sus hombres así lo hicieron tras dormir esa noche en la arena a la orilla del río. Los mayas esa noche evacuaron la población de la ciudad.

Por la mañana del día 14 de marzo les llevaron algunos alimentos de nuevo en 8 canoas y les dijeron que ya no les podían llevar más. Cortés volvió a decirles que si les dejaban entrar en la ciudad y alimentar a sus hombres les darían buenos consejos y prosperarían. Los mayas dijeron que no necesitaban consejos y que se marcharan y les volvieron a amenazar diciéndoles que si no lo hacían los matarían a todos. Cortés entonces envió a Pedro de Alvarado y a Alonso de Ávila con 100 hombres para buscar un paso río arriba de la ciudad y mandó traer al resto de sus hombres. img_50677

Entonces, al ver los mayas el movimiento de las tropas enemigas sobre el río, se prepararon para el combate, para evitar que los españoles desembarcaran. Cortés, llamó al escribano del Rey llamado Diego de Godoy, para que hiciera un Requerimiento a los nativos para que lo dejaran desembarcar en el pueblo, tomar agua y alimentos y que se sujetaran al rey de España, llevándose a cabo la primera actuación notarial en México. La contestación de los indígenas fue el grito de guerra. Los nativos le dijeron a los españoles que si saltaban en tierra, los matarían, y comenzaron a lanzarles flechas. 

Los españoles trataron de desembarcar en el poblado, pero una lluvia de flechas les impedía hacerlo. Además tenían que subir por el barranco del río, el-agua-en-mxico-5-728lo que implicaba una dificultad más. Los españoles peleaban con el agua a la cintura, tratando de desembarcar, pero la resistencia de los maya-chontales era tenaz. Comenzaron a utilizar las armas de fuego, cuyas detonaciones asustaban a los nativos. Fue entonces cuando Cortés dio la señal a Alonso de Ávila para que entrara por la parte trasera a la ciudad, la cual se encontraba atrincherada con troncos gruesos. De esta forma, Cortés por el frente y Ávila por la parte posterior iniciaron el sitio de Potonchán, que después de una ligera resistencia cayó en poder de los españoles, retirándose los mayas y abandonando la ciudad. Quedaron algunos prisioneros, varios heridos y muchos indígenas muertos. Cortés entró en la ciudad y esa noche durmieron allí.

La enseñanza que sacó Cortés de esta primera escaramuza en suelo continental fue, el gran impacto que producía la artillería y que la utilización de las armaduras de algodón acolchado era suficiente (ya solo emplearían las de metal por el efecto psicológico). También tomó nota de, que podría derrotar a ejércitos de indios muy superiores en número, pues su táctica era herir y capturar.

El día 15 de marzo soltó a los prisioneros y les dijo que quería hablar con su jefe. Llegaron 20 jefes indios y después de parlamentar, mostraron ambas partes buenas intenciones. Cortes envió tres compañías de 50 hombres cada uno para buscar comida, concretamente maíz a cambio de ser pagado. En una aldea llamada Centla vieron numerosos campos de maíz pero sus dueños se negaron a vendérselos. Se entabló de nuevo una batalla en la que los españoles se tuvieron que retirar por el gran numero de guerreros que los atacaban.

En su auxilio acudió Cortés que había reunido a toda la fuerza, incluida por primera vez en América, la caballería. Esto fue definitivo, los trece jinetes produjeron la desbandada entre los mayas (pensaban que el caballo y el hombre formaban un solo hombre, un centauro).  Ahí acabó la batalla, con 60 heridos por parte de los españoles y 220 muertos por parte de los indios.

Después de esta batalla, 30 indios principales, mas no el jefe, acudieron para hacer la paz trayendo comida y regalos entre ellos 20 mujeres jóvenes. Entre ellas se encontraba Mallinalli Tenepatl, la futura Malintzin (ver el post «pasiones y amores americanos«).

Mas tarde se les permitió regresar a la ciudad a condición de que renunciaran a los sacrificios humanos. Los ídolos fueron destruidos y colocaron un altar y una cruz.

Los españoles permanecieron tres semanas en Potonchán y la rebautizaron con el nombre de Santa María de la Victoria, que luego sería olvidado. El 27 de Abril embarcaron de nuevo para dirigirse a seguir explorando la costa hacia el oeste, ya que en esta región de Tabasco, supieron de la existencia de un país hacia poniente que los amerindios denominaban «México».

 

Fuentes consultadas:

 

La conquista de México. Hugh Thomas 

http://www.lapaginadefinitiva.com/2006/08/30/la-conquista-de-mexico-hugh-thomas/

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Centla


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s