La gran expedición

Una gran expedición transoceánica tuvo lugar en 1493. El 25 de septiembre, justo un año después del viaje del descubrimiento de América, inició Cristóbal Colón su segundo viaje. Salió de Cadiz con una gran flota de 17 barcos y 1500 hombres. Después de llegar a Canarias partió al nuevo mundo el 13 de octubre.

Los Reyes Católicos financiaron el nuevo viaje del Almirante, interesados en expandir la influencia de la Corona allende los mares, conseguir nuevas rutas de comercio fuera de la influencia de Portugal y obtener nuevas fuentes de ingresos como las especias y el oro.

La instrucciones reales, tenían 18 cláusulas, una de ellas dedicada  a la evangelización, recomendando que trataran bien a los indios; las otras cláusulas establecieron la empresa Reyes Católicos-Colón (para explotar lo que se encontrara) y  resaltaban tambien los fines comerciales del viaje.

Una vez Cristóbal ya había zarpado, llegó de la Corte de Francia su hermano Bartolomé Colón a Barcelona. Los reyes le proporcionaron 3 barcos, y fue a buscar a su hermano, partiendo hacia las Indias en Mayo de 1494.

La flota se componía de 17 embarcaciones:

-5 naves grandes (2 naos y 3 carracas), una de ellas la Marigalante

-12 carabelas  (entre ellas la Niña, la San Juan, la Cordero y la Cárdena)colon2

Llevaban 24 caballos, 10 yeguas, 3 mulos, vacas, ovejas, cerdos, cabras y todo tipo de plantas.

El origen de los tripulantes era en su mayor parte de Palos y de Niebla, así como vascos y  genoveses.

Entre ellos 200 voluntarios y 800 hombres de armas

22 personas del primer viaje repitieron en éste, ademas de 7 indios que habían venido a España y que volvían a su tierra. También fueron varias mujeres.

La relación de las personas conocidas es la siguiente:

Antonio Torres y Miguel de Ballester, navegantes

Pedro de Margarit, de Cataluña, jefe militar de la expedición

Bartolomé Pérez, de Rota, piloto de la San Juan

Tenerín, de Génova, contramaestre de la Cárdena

Alonso Rodriguez, contramaestre de la San Juan

Alonso Perez Roldán, de Málaga, patrón de la San Juan

Cristobal Perez Niño, de Palos, patrón de la Cárdena

Pero Hernandez Coronel, alguacil mayor

Diego de Alvarado, hijo del comendadorde Hornachos

Diego Velázquez de Cuellar, futuro gobernador de Cuba

Juan de Rojas, futuro fundador de La Habana

Jaime Cañizares, abogado, futuro chambelán de Carlos I

Juan Ponce de León, marqués de los Arcos, futuro conquistador de Puerto Rico

Sebastián Ocampo de Galicia, que circunnavegó Cuba.

Alonso de Ojeda, futuro gran conquistador

Diego Colón

Juan de la Cosa, cartógrafo

Diego Alvar Chanca, médico

Guillermo Coma, médico, de Barcelona

Diego Márquez, veedor, de Sevilla

Villalba, veedor

Fernan Perez de Luna y Diego de Peñalosa, notarios de Sevilla

Bernal Diaz de Pisa, contable

Fray Bernardo Boyl, de Cataluña, reputado clérigo de la Corte, acompañado de un grupo de monjes franciscanos.

Fray Ramón Pané, de Cataluña, que se convertiría en el primer etnógrafo de América

Fray Pedro Arenas, fray Jorge

Fray Juan de la Deule y fray Juan de Tisín de Bélgica

Fray Juan de Borgoña,de Dijon, Francia

Alonso Sanchez Carvajal, de Baeza

Pedro de Las Casas, padre de  fray Bartolomé de las Casas

Melchor Maldonado, de Sevilla

Miguel  Cuneo, de Génova

Gonzalo Alonso de Galeote, de Huelva

Los hermanos Niño, Luis de Arriaga, , Diego de Salcedo, Antonio de Peñalosa,  Francisco de Peñalosa, Alonso Carvajal, Ginés de Corbalán, Sebastián de Olano, Pedro Romero de Terreros, Iñigo Lopez de Zúñiga, Arteaga, Pedro Coronado, Diego Cano, Rodrigo de Arévalo, Diego Osorio, Diego de Leyva, Diego de Sepúlveda, Antonio Quintela, Francisco de Olmedo, Gaspar Ferriz, Arias Gonzalo, Francisco de Estrada, Rodrigo Vazquez, Lope de Cáceres, Gonzalo Pacheco, Antonio Roman, Alonso Serrano,Cristobal de León .

Cuando zarpó la flota, escribió el médico Guillermo Coma, “Las flautas y las arpas mantenían en mudo asombro a las nereidas(ninfas) y hasta las mismas sirenas con sus modulaciones“. Fue una expedición transoceánica con el plan de colonizar las nuevas tierras. Después de una travesía de 21 días, el 3 de noviembre arribó a las costas del Mar Caribe, donde navegó colons-segundo-viaje1descubriendo varias islas del archipiélago de las Antillas Menores, islas de barlovento.

En el pasaje iba el médico Diego Alvarez Chanca, que en la carta que envió al Cabildo de Sevilla, su ciudad natal, dejó un valioso testimonio sobre este viaje que comenzó con magníficas perspectivas. Después de tantos días de navegación, al alba del 3 de noviembre, los viajeros se despertaron con el grito del piloto de la nave capitana que anunciaba:” Albricias, que tenemos tierra! “Fue la alegría tan grande en la gente, escribe Chanca conmovido, que era maravilla oírlas gritar y placeres que todos hacían, y con mucha razón, que la gente venía ya tan fatigada de mala vida y de pasar agua, que con muchos deseos suspiraban todos por tierra” .

Contribuía a aumentar su felicidad el panorama que se abría ante sus ojos coincidente con las poéticas y encendidas descripciones de Colón: “el mar estaba calmo y las naves se deslizaban sobre él como en un paseo. El sol subía luminoso desde el horizonte y la bruma matinal se disolvía para revelar, como por arte de encantamiento, islas que iban surgiendo aquí y allá, según recuerda Chanca, semejantes a esmeraldas ensartadas en mar de topacio, bajo un cielo de turquesa“.islas virgenes

A la primera isla que descubrió en este viaje la llamó la Deseada (Désirade). Costearon la segunda más próxima que era “todo montaña muy hermosa e muy verde, hasta el agua, que era alegría en mirarla”, y como estaban en día domingo, Colón la bautizó Dominica (Dominique).

Continuaron hacia la que llamó Marigalante (Marie-Galante) y como en ella halló buen puerto, desembarcó portando el estandarte real para tomar solemne posesión del territorio en nombre de Isabel y Fernando, los reyes católicos. A la mañana siguiente llegaron a la isla que el Almirante bautizó Guadalupe (Guadalupe), “..de bellísimcascadaa imagen. Había en ella una gran montaña que parecía que quería llegar al cielo de la cual caía un golpe de agua tan gordo como un buey, que se despeñaba de tan alto como si cayera del cielo…; era la más hermosa cosa del mundo de ver..”.

Durante la siguiente navegación, pasaron frente a las islas que descubrieron y bautizaron  como Santa María de Monserrate (Monserrate), Santa María la Redonda (Redonda), Santa María la Antigua (Antigua), San Martín (St. Martin/St. Maarten ), San Jorge (San Kitts), Santa Cruz (Saint-Croix),  las Once Mil Vírgenes (islas Vírgenes), Boriquen o San Juan Bautista (Puerto Rico), Mona (Mona), Nuestra Señora de las Nieves (Nevis), Santa Anastasia (Saint Eustatius) y San Cristobal (Saba)

La Isabela, en la isla de la Española, fué fundada el 6 de enero de 1494. Se compuso de unas doscientas casas de madera, que fueron construidas en unos cuatro días, de planta rectangular; también había edificaciones de piedra, entre las cuales se encontraban, la torre del observatorio, la segunda casa de Cristóbal Colón y  la iglesia, entre otros.

Se comenzó a sembrar plantas españolas, se distribuyen lotes de tierra entre los vecinos y se empezaron a realizar intercambios pacíficos con los indios, que permitieron inicialmente la supervivencia.

Había comenzado la colonización  de la isla La Española, que requirió luego pacificar, al iniciarse las hostilidades con los indígenas taínos . Mas tarde, se llevó a cabo el descubrimiento de otras islas, entre ellas la islas de Tortuga (Tortuga) y Santiago (Jamaica). Se costeó Cuba creyéndola continente. La estancia de Colon sería de casi tres años.

A mediados de febrero de 1494 retornaron a España doce barcos y 400 hombres, bajo el mando de Antonio de Torres, quien llevó un Memorial a los reyes católicos reclamando ayuda , especialmente comida y los sueldos de la gente.

En octubre de 1494, llegó a las todavía Indias, una flota de refuerzo comandada por el mismo Antonio de Torres. Flota que retornó a España el 24 de febrero de 1495, con un cargamento de 400 esclavos indios.

El 10 de marzo de 1496 Colón partió de regreso a España en una flota de dos buques, La Niña y La India, este último será el primer barco europeo construido en América. El 11 de junio arribaban a Cádiz.

En resumen, viaje importante, de envergadura en cuanto a los medios que movilizó, ilusionante para los numerosos expedicionarios que se embarcaron y trascendente al ser el comienzo de la colonización en el continente americano.  Fundación de la primera ciudad y construcción del primer barco en el nuevo mundo. También importante por el inicio de las hostilidades con la población nativa y por aparecer también las primeras diferencias entre los españoles.

blogs.ua.es/navegaciontransoceanica/2012/01/30/segundoviaje/

www.historiacultural.com/…/

losviajesdecristobalcolon.blogspot.com/…/

www.portalplanetasedna.com.ar/colon1.htm

Anuncios

2 thoughts on “La gran expedición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s