Guatemala

Guatemala en idioma náhuatl, Quauhtlemallan o “lugar de muchos árboles”, traducido por los tlaxcaltecas que acompañaban a Alvarado en 1524 del idioma maya quiché (qui= muchos, ché= árbol), donde habitó la legendaria civilización maya y que los exploradores españoles descubrieron el 30 de julio de 1502, cuando Cristóbal Colón durante su cuarto viaje, llegó a la isla de Guanaja en la costa de Honduras y viendo una gran canoa maya, contactaron con sus tripulantes.

Guatemala fue también Reino, Capitanía General y Real Audiencia durante la época hispánica cuando comprendía los actuales territorios de Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo (desde 1542 a 1560 y desde 1814 a 1821) y Chiapas, Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica (hasta 1821). Los primeros constituyeron la Capitanía General de Yucatán desde 1565 y los segundos la de Guatemala. 

Real Audiencia de Guatemala e Intendencias.

Guatemala hoy es un país de 108.889 km² con una población de más de 18 millones de personas, cuyo idioma es el español junto a otras 22 lenguas de origen maya. Sus fronteras son más pequeñas que las del conjunto de pueblos mayas y también que las de la Real Audiencia de Guatemala.

Los primeros documentos históricos en los que aparece mencionado el nombre Guatemala, ya con la escritura que conocemos actualmente, son las cartas que envió Pedro de Alvarado a Hernán Cortés, el 11 de abril de 1524. En el texto expresaba: «yo me parto para la Ciudad de Guatemala el lunes once de abril donde pienso detenerme poco a causa del pueblo que está asentado en el agua que se dice Atitlán».

Trece años antes, en 1511, la carabela de Valdivia que había salido de Darién con destino a Santo Domingo, había encallado en los Bajos de las Víboras. Valdivia y sus acompañantes se salvaron en un bote y fueron a parar a las costas de Yucatán. Solo Gonzalo Guerrero y Jerónimo de Aguilar lograron sobrevivir. Guerrero se casó con la hija del señor de Chetumal y se quedó entre los mayas; Aguilar se incorporará a la expedición de Cortés en 1519 a su paso por Yucatán y servirá de intérprete intermediario entre Cortés y Malinche, que conocía ambas lenguas (náhuatl y maya-yucateca).

Luego, en 1517 la expedición de Francisco Hernández de Córdoba y la de Juan de Grijalba en 1518 también contactaron con los nativos en las costas de la península de Yucatán en distintos puntos, pero no se adentraron en territorio maya.

Después del año 900 d.C. había comenzado la decadencia de la llamada época dorada maya, cuando este pueblo había alcanzado su máximo desarrollo, tanto en el campo tecnológico como en lo social, económico, político, religioso y artístico, aunque la sociedad se basaba en gobiernos teocráticos.

La mayoría de las regiones entraron en un rápido declive, especialmente en las tierras bajas del sur, las cuales quedaron en abandono. Hubo división entre los mayas y comenzó una etapa militarista. Ocupaban toda la península de Yucatán y las tierras altas de la Sierra Madre, entre los territorios de Tabasco, Chiapas, Guatemala, El Salvador, Honduras y los territorios bajos ubicados al sur del litoral Pacífico.

A principios del siglo XVI, antes de  la llegada de los españoles, la región maya estaba dividida en numerosos señoríos, ciudades-estados o entidades políticas.

En el norte, en la península de Yucatán se encontraban hasta quince divisiones, siendo dos de las mas importantes las de Maní y Sotuta, ambos rivales entre si, de manera que a la llegada de los españoles los xiues de Maní se aliaron con ellos, mientras que los cocomes de Sotuta se convirtieron en sus enemigos. Estos dos pueblos no contaban con litoral.

En la costa de esta península que corresponde al Golfo de México, de oeste a este se encontraban los pueblos de Acalan, Chanputun, Can Pech, Canul, Chacan, Ceh Pech, Ah Kin ChelCupul, y Chikinchel​; y en la que corresponde al mar Caribe se encontraban los pueblos de EcabUaymil, y Chetumal. Tanto Cochuah en el interior, como TasesHocabá Maní y Sotuta no contaban con litoral.

En el centro, desde el oeste se entraba en la región de Chiapas; luego por el norte estaban los quejaches (kejache) y más al sur en la selva de Lacandona, los lacandones de habla chol que tenían el control del territorio a lo largo de los afluentes del río Usumacinta. Mas al este en el Petén, en  la cuenca de este río se encontraba la ciudad-estado más poderosa en las tierras bajas, el reino de los itza’, cuya capital Nojpetén (Tayasal), estaba ubicada en una isla en el lago Petén Itza´.​ El segundo reino más importante era el del pueblo couoh (ko’woj), enemigos de los itza’, que se situaban al noreste y llegaban hasta la costa del Caribe.

Finalmente en el sur de la región maya (el Soconusco y la Sierra Madre con sus estribaciones), de oeste a este los pueblos mas importantes eran los Mam, Quiché, Zutujil, Cachiquel, Pipil, Rabinal y  Pocoman.

La rivalidad entre los Cachiqueles y los Quiché había comenzado en el siglo XV, cuando los primeros fundaron un nuevo reino en el sureste del altiplano, cuya capital era Iximché.

En 1522, Cortés ya había sido informado por los mexicas y tlaxcaltecas de la existencia de estos reinos indígenas, más allá de la tierras bajas de Chiapas y el Soconusco hacia las tierras del gobernador de Castilla del Oro, Pedrarias Dávila, con quienes mantenían relaciones.

Ese año, envió una embajada acompañada por sus aliados tlaxcaltecas a explorar el territorio a lo largo de la costa del Pacífico, donde se reunieron con los pueblos mayas de la región.​

Después de la caída de Tenochtitlán, estando Cortés en el pueblo de Tuzapán (Tuxpan), en la provincia del Pánuco, volvió la embajada acompañada de cien naturales de las ciudades de lximché y Utatlán, ofreciendo aquellos reinos, en nombre de sus reyes, en obediencia y vasallaje al Emperador. Eran los cachiqueles de Iximché y los quichés de Utatlán (Q’umarkaj). Cortés los recibió amigablemente y envió con ellos de vuelta a dos españoles con algunos regalos, aceptando el vasallaje.

Poco tiempo después Cortés fue informado por sus aliados en el Soconusco, de que los quichés y los cachiqueles no cumplían con su palabra, al ser hostigados por estos, por lo que decidió enviar  una expedición.​

Los españoles entrarán en el área maya por tres puntos, siendo Pedro de Alvarado el primero en hacerlo mediante una expedición de conquista por el sur, entre los  años 1524 y 1527.

El segundo lo hará por el centro, precisamente el mismo Hernán Cortés en 1525, en una expedición pacífica, pasando por las tierras de los mayas chontales y de los itza´ en dirección a las Hibueras en Honduras.

El tercero penetrará por el norte, a cargo de Francisco de Montejo que también se convertirá en una expedición conquistadora entre los años 1527 y 1544.

Con la excepción de Tayasal (la capital de los itza´), último reducto de resistencia maya durante más de siglo y medio, hasta su caída en  1697, la conquista de los Altos de Chiapas y Guatemala se dio por finalizada en torno a 1528, y la de Yucatán, en 1546.

Pedro de Alvarado, casado con una princesa tlaxcalteca llamada Luisa Xiconténcatl, partió de México rumbo al Soconusco, el 6 de diciembre de 1523 con una importante expedición, compuesta por ciento veinte hombres a caballo, trescientos soldados de infantería armados con ballestas y arcabuces y varios centenares de guerreros aliados de Tlaxcala y Cholula. Completaban la expedición cuatro cañones.

Su objetivo era explorar y conquistar los confines meridionales de México, siendo acompañado por sus hermanos Jorge y Gonzalo y por sus primos Hernando, Diego y Gonzalo de Alvarado.

Españoles y tlaxcaltecas  bajarían por el litoral del Pacífico y entrando por el oeste en el territorio actual de Chiapas a principios de 1524, llegarían hasta Chaparrastique (actual San Miguel, El Salvador). Aunque tendrían un avance difícil, lleno de batallas, y alianzas cambiantes con unos y con otros pequeños “señoríos”, rivales entre si, en cuatro meses lograrían dominar esta parte de la región maya.

Inicialmente al pasar por el Soconusco, Alvarado envió mensajeros a los caciques indígenas, pidiendo entrada pacífica y exigiendo rindieran el vasallaje que habían prometido a Cortés, pues, en caso contrario, “daba por esclavos a todos los que en vida se tomasen en la guerra“.

Aunque los nativos mayas no fueron sorprendidos, pues ya habían recibido noticias de la expedición, sus diferencias y enfrentamientos les iba a costar caro. El pueblo quiché era uno de los más poderosos y había intentado someter a los demás pueblos en torno a su liderazgo mediante el uso de la fuerza.

En febrero de 1524, el ejército de Alvarado atravesó el río Suchiate, que actualmente separa la frontera de México y Guatemala por la costa del Pacífico, llegando a un pueblo llamado Xetulul (Zapotitlán). Leído el Requerimiento, asentó el real cerca del pueblo y no quiso entrar, pues recelaba de una celada. Aquí el día 8 de febrero tuvo un enfrentamiento con una avanzada de los indios quichés en un lugar que estaba lleno de árboles de cacahuatl. 

Aunque sufrieron muchas heridas infligidas por los arqueros quichés, los españoles y sus aliados tomaron el pueblo por asalto e instalaron un campamento en la plaza central.​ Luego se dispusieron a subir desde la costa al altiplano guatemalteco (entre los 2.000 y 3.000 metros de altura) por las faldas del Ixcanul o Volcán de Santa María para llegar hasta los dominios del reino Quiché. 

Pasado el río Salamá y dirigiéndose río arriba, iniciaron la difícil subida, que apenas pudo ser superada por los caballos. Internándose en la Sierra Madre, cruzaron el paso hacia el fértil valle de Quetzaltenango, en el centro del reino Quiché. Encontraron en el camino una mujer sacrificada y un perro y según supieron por los intérpretes, significaba un desafío.

Llegaron por fin a unos llanos (la planicie del valle de Pinar) y en Pacajá, al sur del actual Quezaltenango se encontraron a más de treinta mil hombres.

Enfrentados al cuerpo principal de guerreros quichés, en las batallas de El Pinar y los Llanos de Urbina (Olintepeque), en la primera de esas contiendas el 12 de febrero, los aliados de Alvarado fueron emboscados y atacados por tres mil quichés, pero la carga de la caballería española logró dispersarlos causándoles una  honda impresión, pues nunca antes habían visto caballos en acción.​ En esta batalla cayó en combate Tecum, Nimá Rajop Achij, uno de los grandes capitanes quichés, lo que provocó la desmoralización de las tropas a su mando. Cuentan, que al contemplar muerto a Tecum, con su especial vestimenta llena de plumas, Alvarado denominó Quetzaltenango al lugar.

Después de esta importante batalla, las tropas de Alvarado entraron a  descansar en el pueblo de Xelajú (Quetzaltenango) que encontraron vacío. A los seis días, el 18 de febrero, un numeroso ejército quiché presentó batalla (Llanos de Urbina), siendo de nuevo derrotado por las fuerzas de Alvarado, sufriendo los indios muchas pérdidas. Tan alto era el número de muertos entre los combatientes quichés que se le dio el nuevo nombre de Xequiquel (bañado en sangre) a Olintepeque.

Los jefes quichés, después de estas derrotas, acordaron ofrecer obediencia y vasallaje al Emperador e invitaron a Alvarado y a su ejército a entrar en la ciudad de Utatlán (Q’umarkaj). Alvarado desconfiaba profundamente de las intenciones de los quichés, pero aceptó la invitación y se dirigió con su ejército a Q’umarkaj, llamado Utatlán Tecpan por los aliados de habla náhuatl de los españoles.​ 

En marzo de 1524, Pedro de Alvarado llegó a Q’umarkaj, y a pesar de sus temores entró en la ciudad. Ante la amenaza que representaba el gran número de guerreros quichés reunidos y temiendo que su caballería no fuese muy efectiva en las estrechas calles de Q’umarkaj, en lugar de aceptar alojamiento en el interior, prefirió instalar su campamento en la llanura fuera de la ciudad e ​invitó a los dos principales caudillos a visitarlo.

Cuando llegaron los jefes, Alvarado los retuvo como prisioneros, pero al enterarse los guerreros quichés, atacaron a los españoles y a sus aliados indígenas. Alvarado ordenó matar a los prisioneros, luego repelieron el ataque e incendiaron la ciudad.​ Tras la destrucción de Q’umarkaj y la ejecución de sus gobernantes, Pedro de Alvarado envió mensajes a Iximché, la capital de los cachiqueles, proponiendo una alianza para neutralizar la resistencia del resto de los bastiones de los quichés.Invitados por los cachiqueles, se dirigió entonces hacia Iximché, donde fueron bien recibidos por los gobernantes Belehe Qat y Cahi Imox.​ Los nuevos aliados cachiqueles, enemigos de los quichés, les proporcionaron entre 400 y 4.000 guerreros.

También en Guatemala los españoles emplearon habitualmente aliados mesoamericanos en las batallas. Al principio se trataba de aliados nahuas traídos desde México, más tarde estos contingentes también incluían mayas, y como parece evidente, fue decisiva su participación durante la conquista.

Los cachiqueles fueron los primeros en proporcionar guerreros que ayudaron a españoles y tlaxcaltecas durante la campaña que emprendieron para acabar con los focos de resistencia quichés y derrotar a sus también enemigos del reino vecino de los tzu’tujiles, cuya capital era Tecpán Atitlán.

Vista panorámico entre colinas sobre un gran lago bañado en una ligera niebla. Las orillas del lago se curvan desde el primer plano a la izquierda hacia atrás y hacia la derecha, con varios volcanes en la orilla opuesta, enmarcado por un cielo azul claro por encima.
Lago de Atitlán.

A petición de los gobernantes cachiqueles, Pedro de Alvarado envió dos emisarios cachiqueles a Tecpán Atitlán, pero ambos fueron ejecutados por los tzu’tujiles.​ Cuando se recibieron estas noticias en Iximché, Alvarado y sus aliados decidieron marchar contra ellos.

El 18 de abril españoles, tlaxcaltecas y cachiqueles derrotaron a los zutuhiles en una batalla en las orillas del lago de Atitlán donde se encontraba su capital Tecpán Atitlán.

Otras batallas posteriores tuvieron lugar el 9 de mayo, en la que Pedro de Alvarado y sus aliados derrotaron a los pipiles de Panacaltepeque cerca de Izcuintepeque en El Salvador y el 26 de mayo en el que derrotaron a los xincas de Atiquipaque.

El 23 de julio de 1524, regresaron a Iximché, donde en el campamento español se fundó el primer asentamiento de Santiago de los Caballeros de Guatemala el día 25 de julio. ​

Otros pueblos menos poderosos tampoco pudieron resistir el avance hispano-indígena como los Los Mam de Xinabahul (Huehuetenango), que se refugiaron en 1525 con 6.000 guerreros en sus fortificaciones de Zaculeu, pero el hermano de Pedro de Alvarado, Gonzalo de Alvarado y Contreras, los derrotó en 1525. 

La excesivas demandas de impuestos y tributos por parte de Alvarado, llevaron a una rebelión contra los españoles y a una guerra civil entre los propios indígenas que duró cinco años (1525-1530). La pacificación fue un logro de su hermano Jorge de Alvarado.

Considerando imposible mantener el primer asentamiento, en 1527 levantaron un segundo, también llamado Santiago de los Caballeros de Guatemala en el valle de Almolonga, como nueva capital de la región, aunque tampoco prosperaría pues sería fue arrasado en 1541 por unas terribles inundaciones.

Por su parte Pedro de Alvarado fue nombrado por el emperador, gobernador y capitán general de Guatemala el 18 de diciembre de 1527, y dos días mas tarde recibiría el ansiado título de Adelantado. A partir de ese momento dejó de depender de la gobernación y capitanía general de México y de cualquier posible jurisdicción de Cortés, para actuar con toda libertad. En 1530 tomó posesión como Adelantado de Chiapas y Guatemala. 

Paralelamente a estos acontecimientos, en el año de 1525, Hernán Cortés encabezó una expedición que atravesó el centro de Guatemala, partiendo de Tenochtitlan el 12 de octubre de 1524 y volviendo por mar desde Honduras el 3 de septiembre de 1526. Lo narró el propio Cortés en su quinta Carta de Relación,​ en la que detalla el cruce de lo que hoy es el departamento de Petén en Guatemala. Contaba con ciento cuarenta soldados españoles, noventa y tres de ellos montados, tres mil guerreros mexicanos, ciento cincuenta caballos, una piara de cerdos, artillería, municiones y otros suministros. También iba acompañado de seiscientos portadores maya chontal de Acalán.

Hernán Cortés pasó primero por Acalán donde el halach uinik Apoxpalón ayudó a la expedición a continuar su camino, sin ocurrir hostilidades.

El 13 de marzo de 1525, los expedicionarios llegaron a la orilla norte del lago Petén, territorio de los itza´ y Cortés se entrevistó con Canek (Ah Kaan EK, serpiente negra) de los itza´, en Tayasal (Nojpetén). El encuentro fue pacífico, el español le habló de la fe cristiana e intentó convertirlos. No hubo acciones militares y se despidió de ellos dejando un caballo lastimado y moribundo, que Canek prometió cuidar. La expedición continuó a Naco (Guatemala) y Nito (Honduras). El caballo acabó muriendo, y los itza´ sintiéndose responsables y por temor a las posibles represalias, fabricaron un caballo de madera.​ Años mas tarde, en 1618 los misioneros franciscanos intentaron evangelizar a los itza´ en el Petén guatemalteco sin éxito, fue entonces cuando se dieron cuenta de que adoraban a un caballo de madera.

Tras la visita de Cortés en 1525, ningún español intentó visitar a los belicosos habitantes itza´ de Nojpetén durante casi cien años. En 1618 dos frailes franciscanos salieron de Mérida en una misión para intentar la conversión pacífica de los itza´, todavía paganos, en el centro de Petén. Bartolomé de Fuensalida y Juan de Orbita fueron acompañados por algunos mayas cristianizados. Fueron bien recibidos en Nojpetén, pero los intentos de convertir a los itza´ fracasaron, y los frailes dejaron Nojpetén en términos amistosos con su rey.​ Los frailes regresaron en octubre de 1619, y de nuevo Canek les dio la bienvenida de una manera amistosa, pero esta vez otros sacerdotes mayas fueron hostiles y los misioneros terminaron expulsados sin comida ni agua, aunque lograron sobrevivir el viaje de regreso a Mérida.

La cuenca de Petén cubría un área que ahora es parte de Guatemala; en la época hispánica inicialmente estuvo bajo la jurisdicción de la Capitanía General de Yucatán, antes de ser trasladada a la jurisdicción de la  Real Audiencia de Guatemala en 1703.​ 

La tercera expedición que entró en territorio maya lo hizo por norte y estuvo al mando de Francisco de Montejo. Nombrado por Carlos V en diciembre de 1526, Adelantado, Gobernador y Capitán General de la provincia de Yucatán, se instaló en Tabasco en 1528.

La conquista de Yucatán tuvo tres fases perfectamente diferenciadas. La primera, de 1528-1529, estuvo centrada en la costa oriental, donde el adelantado fundó la villa de Salamanca de Bacalar, dedicándose también a la exploración de gran parte del noreste de Yucatán.

En la segunda, de 1530 a 1535, la entrada se hizo por occidente, por Tabasco y Acalán, pues Montejo, que había conseguido también en 1529 el gobierno de Tabasco tras una corta estancia en México, consideró que esta zona era excelente para un establecimiento permanente y con una ubicación muy ventajosa para proseguir la conquista. Sin embargo, esta fase fue un completo fracaso y terminó con la retirada temporal de los españoles.

Por último, la tercera fase comenzó en 1540 y culminó en 1547, al alcanzarse el éxito final. Había sido su hijo, Francisco de Montejo, el Mozo, quien asumiendo el mando junto a su primo, Francisco de Montejo, el Sobrino, y otros capitanes, acabaría realmente la conquista y poblamiento de Yucatán.

Durante casi 300 años, el llamado Reino de Guatemala, que comprendía la mayoría de los pueblos mayas, formó parte del imperio español, que procuró salvaguardar en lo posible sus particularidades.

La Corona española, a través de sus gobernantes, vigiló y corrigió las desviaciones y abusos que se pudieron cometer y aplicando las leyes de Castilla y el Derecho indiano basado en las Leyes de Indias, protegió al complejo mundo maya que supo adaptarse al humanismo cristiano y a la civilización occidental.

Si el derecho castellano fue aplicado en América a falta de normativa especial, pronto se formuló el derecho indiano, una legislación orientada a defender la soberanía real, procurar el beneficio de los habitantes, defender sus derechos y facilitar la administración y gobierno de las provincias.

Para el profesor chileno Antonio Dougnac, el Derecho indiano era altamente protector del indígena y esencialmente evangelizador. Coincidiendo con el derecho castellano era muy casuístico, predominando en él el derecho público sobre el privado, e íntimamente vinculado con la moral cristiana y el derecho natural.

Muchos movimientos indígenas del siglo XIX surgieron como una reacción para salvaguardar sus tierras y conservar sus singularidades, cuando, debido a las delimitaciones fronterizas entre los nuevos Estados nacionales, se vieron amenazados. Tal fue el caso de los mayas, que vieron afectado su territorio a partir del proceso de independencia y de reconfiguración de límites entre provincias y Estados nacionales, con sus disputas y guerras.

Y como afirma el historiador estadounidense Miles L Wortman: “Quizás lo más importante fue que Centroamérica armada destruyó el sentido de orden y paz que había existido en toda la época colonial y fomentó una mentalidad militarista que condujo a una década de luchas destructivas y a un siglo de desorden, un doloroso legado para Centroamérica”.

Cronología:

1517. Francisco Hernández de Córdova descubre y explora las costas de Yucatán y llega a Isla Mujeres. 

1518. Juan de Grijalva explora las costas del Golfo de México; toma posesión de la isla de Cozumel en nombre de los monarcas españoles y descubre la laguna de Términos.

Diego Velázquez es nombrado Adelantado de las tierras de Yucatán, con facultades para llevar a cabo su conquista. 

1522. Exploración de Costa Rica y Nicaragua por Gil González Dávila.

6 de diciembre de 1523: Parte de México la expedición de Pedro de Alvarado.

1524. Exploración de Honduras por Gil González Dávila

Parte de México una expedición a las órdenes de Cristóbal de Olid y embarca en Veracruz para dirigirse a las Hibueras (Honduras) en busca de un paso hacia el mar del Sur. Olid funda el pueblo de Triunfo de la Cruz (Honduras).

Catedral de Quetzaltenango.

Francisco de Montejo obtiene en Granada (España) la capitulación para conquistar y poblar Yucatán y Cozumel.

Gonzalo de Alvarado funda la ciudad de Huehuetenango.

Hernán Cortés parte hacia Honduras.

15 de mayo de 1524. Pedro de Alvarado funda la ciudad de Quetzaltenango.

Catedral de León.

1 de junio de 1524. Francisco Hernández de Córdoba funda la ciudad de León (Nicaragua).

25 de julio de 1524. Primer asentamiento de Santiago de los Caballeros de Guatemala en un campamento próximo a Iximché.

1524.  El capitán Gil González Dávila funda en Honduras la Villa de la Natividad de Nuestra Señora (Puerto Caballos desde 1526 y Puerto Cortés desde 1869).

8 de diciembre de 1524. Francisco Hernández de Córdoba funda la ciudad de Granada (Nicaragua).

1524-1527. Conquista del sur de Guatemala por Pedro de Alvarado.

1525. Juan de Medina funda las ciudades de San Salvador (El Salvador) y Ciudad Trujillo (Honduras) (18 de mayo).

22 noviembre 1527. Jorge de Alvarado, hermano de Pedro, funda en el Valle de Almolonga, el segundo asentamiento de Santiago de los Caballeros de Guatemala, con calles y plazas en el lugar donde se encuentra actualmente San Miguel Escobar, cercano a Ciudad Vieja (Sacatepéquez). 

1527. Se lleva a cabo la conquista de Yucatán. Carlos I sustituye a los gobernadores de Nueva España por Reales Audiencias.

1528. Pedrarias, gobernador de Nicaragua.

1531. Por una real cédula, la Real Audiencia de México ayuda a Francisco de Montejo para la expedición en Yucatán.

Catedral de San Cristóbal de las Casas.

1525-1527. Exploración de Hernán Cortés del centro de Guatemala, llegando hasta Honduras.

1527. La Gobernación de Guatemala de Pedro de Alvarado, comprende las poblaciones de Santiago de Guatemala, San Salvador y San Miguel.

1527-1542. Conquista del norte de la península de Yucatán por los Montejo.

31 de marzo de 1528. Diego de Mazariegos funda la Villa Real de Chiapa (desde 1536 Ciudad Real de Chiapa, desde 1848 San Cristóbal de las Casas).

1530: El obispo Francisco Marroquín funda la primera escuela de primeras letras para mestizas y otra para niñas criollas. La primera se convirtió en una casa para Mujeres Beatas y la segunda, en el Colegio de Nuestra Señora de la Presentación.

8 de mayo de 1530.  El capitán Luis de Moscoso funda la ciudad San Miguel de La Frontera (San Miguel) en El Salvador.

25 de abril de 1533. El Capitán Juan de León Cardona funda la ciudad de San Marcos (Guatemala).

1535. Cristóbal de la Cueva funda la Villa de Jerez de la Frontera de  Choluteca (Honduras).

Andrés Niño descubre el Golfo de Fonseca en la costa del Pacífico, entre El Salvador, Honduras y Nicaragua. 

1536. Pedro de Alvarado funda en Honduras las ciudades de Gracias a Dios y San Pedro Sula (San Pedro de Puerto Caballos, 27 de junio). 

8 diciembre de 1537. El capitán Alonso de Cáceres funda la ciudad de Comayagua (Honduras). 

4 de agosto de 1538 Fray Bartolomé de las Casas funda la ciudad de Cobán (Guatemala) bajo la advocación de Santo Domingo de Guzmán.

Catedral de Mérida.

4 de octubre de 1540. Francisco de Montejo y León, el Mozo, funda San Francisco de Campeche.

11 de septiembre de 1541. Una avalancha de lodo, árboles, agua y piedras provenientes de la ladera del volcán destruye la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala en el valle de Almolonga.

6 de enero de 1542. Francisco de Montejo y León, el Mozo, funda la ciudad de Mérida (Yucatán).

1541. La administración española gobernaba el territorio maya en distintas gobernaciones:

Gobernación de Guatemala. Asignada a Pedro de Alvarado, comprendía las poblaciones de Santiago de Guatemala, San Salvador y San Miguel.

Gobernación de Honduras. Asignada a Francisco de Montejo, abarcando sus límites las poblaciones de Gracias a Dios, Comayagua, San Pedro, San Jorge de Olancho, Trujillo y Nueva Salamanca.

Gobernación de Chiapa. Asignada a Francisco de Montejo, con la Ciudad Real como principal enclave.

Gobernación de Nicaragua. Comprendía las ciudades de León, Granada y Nueva Segovia

Gobernación de Yucatán. Asignada a Francisco de Montejo. Comprendía las ciudades de Salamanca de Bacalar, Mérida y Campeche.

20 de noviembre de 1542.  Establecimiento de la Real Audiencia de los Confines de Guatemala y Nicaragua, al mismo tiempo que la de Lima, como consecuencia de la supresión de la Audiencia de Panamá, cuyo distrito jurisdiccional quedó repartido entre ambas. No dependía de ninguna otra Audiencia, sino directamente del Consejo de Indias, siendo la primera Audiencia pretoriana en territorio americano.

Se suspenden las gobernaciones de la Real Audiencia de los Confines.

Valladolid (Yucatán)

10 de marzo de 1543. Se decide trasladar la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala al valle de Panchoy (Antigua Guatemala).

28 de mayo de 1543. Francisco de Montejo “el sobrino” funda la ciudad de Valladolid (Yucatán).

13 de septiembre de 1543. Por orden del Consejo de Indias se manda a la Audiencia de los Confines residir en la villa de Santa María de la Nueva Valladolid de Comayagua. Se le asigna dentro de sus límites, además de las provincias señaladas, la de Yucatán.

16 de mayo de 1544. Elección temporal de la ciudad de Gracias a Dios (Honduras), como sede de la Real Audiencia, donde se celebró la primera sesión. 

Santiago de los Caballeros de Guatemala (Antigua Guatemala) en el valle de Panchoy

1545. Francisco de Montejo el Mozo funda la ciudad de Salamanca de Bacalar en Yucatán.

25 de octubre de 1548 y 1 de Junio de 1549. Reales Cédulas por las que se concede el traslado de la Real Audiencia de los Confines a su sede definitiva, estableciéndose ésta en la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala (Antigua Guatemala) en 1549 con jurisdicción sobre Yucatán, Tabasco, Cozumel, Chiapas, Soconusco, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

1552. Se restablece la Gobernación de Honduras y se nombra a Juan Pérez de Cabrera como gobernador. 

Se funda la ciudad de Sonsonate (El Salvador) con el nombre de Villa del Espíritu Santo, cerca de los Izalcos. En 1553 se trasladó a su emplazamiento actual, con el nombre de Villa de la Santísima Trinidad de Sonsonate.

20 de enero de 1553. La provincia de Soconusco, por real cédula se agrega a la Audiencia de los Confines.

1561. Se restablece la Gobernación de Soconusco y se nombra gobernador.

1562. Juan Vázquez de Coronado es nombrado gobernador de Costa Rica.

8 de septiembre de 1563. Se suprime la Real Audiencia de los Confines. Las provincias de Chiapas, Soconusco, Guatemala, Yucatán y Verapaz, se agregan a la Real Audiencia de México, y las provincias de Honduras, Nicaragua y Costa Rica a la nueva Real Audiencia de Panamá.

1563.  Juan Vázquez de Coronado funda la ciudad de Cartago (Costa Rica).

1565. La Capitanía General de Yucatán se crea bajo la dependencia directa del rey para asuntos militares y de gobierno. Sin embargo, al no contar con una Audiencia Real, su población debe acudir a la Real Audiencia de México  o la de su vecina la Real Audiencia de Guatemala, para resolver sus controversias jurídicas.

1565. Se restablecen las Gobernaciones de Nicaragua, Costa Rica y Yucatán.

28 de junio de 1568. Por real cédula se restablece con el nuevo nombre de Real Audiencia de Guatemala, la cual se instituyó en 1570 en la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala. Se le asignan las provincias de Chiapas, Soconusco, Guatemala, Verapaz, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. Las provincias de Tabasco y Yucatán quedan incorporadas directamente al virreinato de la Nueva España y el distrito de Castilla de Oro fue asignado a la Audiencia de Panamá.

Arco de Santa Catalina. Santiago de los Caballeros de Guatemala (Antigua Guatemala)

Es el mismo monarca Felipe II quien, tras el restablecimiento de la Audiencia, le asigna a ésta un estatus de Pretorial, haciéndola independiente del Virrey de México.

La “Provincia y Capitanía General de Yucatán” abarca los territorios de los actuales estados mexicanos de Campeche, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo. En 1786 se denominará Intendencia-Gobernación de Yucatán.

26 de julio de 1569. Bernardino de Villalpando refunda Santa Ana (Sihuatehuacán) en El Salvador.

1574. Se nombra gobernador de Costa Rica, Nicaragua y Nicoya a Diego de Artieda Cherino.

Catedral de Tegucigalpa.

1575. Se crea el Colegio Conventual de San Francisco en Guatemala.

La gobernación de Nicaragua incluye las ciudades de León, Granada y Nueva Segovia.

29 de septiembre de 1578. Se funda la ciudad de Tegucigalpa con el nombre de Real de Minas de San Miguel de Tegucigalpa.

1583. Tabasco queda fuera de la jurisdicción política de Yucatán.

1600. Guatemala tiene nueve alcaldías mayores: San Salvador, Sonsonate, Suchiltepéquez, Tegucigalpa, Minas de Zaragoza, Ciudad Real, Nicoya, Amatique y Verapaz.

1609. Antonio Peraza de Ayala y Rojas, conde de la Gomera, es el primero en ostentar de forma oficial los cargos de capitán general de la capitanía General de Guatemala, gobernador general del Reino de Guatemala y presidente de la Audiencia y Cancillería Real de Santiago de Guatemala.

1627. Por cuestiones estratégicas, la gobernación de Yucatán es dotada de cierta autonomía virreinal al ser considerada como Capitanía General.

Universidad de San Carlos de Guatemala.

1610. Traslado de la ciudad de León.

1618. Llega el primer grupo de jesuitas a Mérida.

1676. Se funda la Universidad de San Carlos de Guatemala.

26  febrero 1696. Martín de Urzúa y Arizmendi llega a la orilla occidental del lago Petén Itza´ con sus soldados. Una vez allí construye un barco galeota que permite embarcar 114 hombres y al menos cinco piezas de artillería​.

10 de marzo. Urzúa recibe una embajada de paz de los  Itza´, y es invitado por Can Ek ‘ a visitar su campamento tres días después.

13 de marzo. Los españoles son atacados al llegar la galeota a Nojpetén y de la batalla resultante toman la ciudad. Se conecta la pista abierta de Yucatán, con la procedente de la capitanía general de Guatemala.

Martín de Urzúa renombra Nojpetén como Nuestra Señora de los Remedios y San Pablo, Laguna del itza´.

La administración política de esta provincia quedó a cargo de la Audiencia de Guatemala, mientras que la administración religiosa quedó bajo el Obispado de Yucatán. La doble administración político-religiosa de El Petén no cambió hasta 1863, cuando finalmente fue disgregado del Obispado de Yucatán e incorporado al Arzobispado de Guatemala.

Catedral de Campeche.

El control administrativo de la Audiencia de Guatemala sobre la provincia del Petén Itza´ tuvo como resultado el incremento al doble del territorio guatemalteco, y sus límites llegaron casi a alcanzar la parte media de la península de Yucatán. Se señala en varios documentos que el límite entre Yucatán y El Petén era la aguada de Noh Becan, de donde partía el camino real. En la Audiencia de Guatemala se incluyeron además 250 kilómetros de costa en el mar de las Antillas, que tiempo después se perderían a manos de los ingleses.

1700. En el Reino de Guatemala hay cuatro gobernaciones (Nicaragua, Comayagua-Honduras, Costa Rica y Soconusco), nueve alcaldías mayores (San Salvador, Sonsonate, Suchiltepéquez, Tegucigalpa, Minas de Zaragoza, Ciudad Real, Nicoya, Amatique y Verapaz). y once corregimientos (Atitlán, Tecpanatitán-Solola, Escuintla, Guazacapán, Acasaguastlan, Chiquimula, El Realejo, Matagalpa, Totonicapán y Quetzaltenango)

1708. El maestre de campo Juan Antonio Bustamante funda la ciudad de Dolores (región de Petén).

1717. Alonso Felipe de Andrade expulsa a los piratas del puerto de Campeche, lo que conduce al desalojo de los piratas de la laguna de Términos. Los ingleses se concentran en la parte oriental de la península de Yucatán.

1729. Publicación de la Gaceta de Guatemala.

20 de enero de 1731Felipe V de España, por real cédula autoriza la fundación de la Casa de Moneda de Guatemala, para comenzar a acuñar las monedas propias en dicha ceca en el año 1733, pudiendo así incrementar su autonomía en lo económico. Fue la cuarta de América, después de la de México (1537), Perú (1565) y Potosí (1572).

1734 a 1742. En la región del Petén existen diecisiete pueblos:

Junto a la ribera de la laguna de Petén Itza´: San Jerónimo, San Andrés, San José, San Bernabé y Concepción

En el camino a Verapaz: Santa Ana, Santo Toribio, San Pedro, Los Dolores, San Francisco y San Luis.

En el camino real a Yucatán: San Miguel, Santa Rita, San Martín, San Felipe, Concepción y San Antonio, así como varias aguadas muy importantes para los viajeros.

21 de mayo de 1737. Se funda la Villa Nueva de la Boca del Monte de Nuestro Señor (San José), Costa Rica.

1750. La provincia de Guatemala está dividida en seis alcaldías mayores, nueve corregimientos y la gobernación de Soconusco.

Son descubiertas las ruinas mayas de Palenque, en Chiapas.

12 de diciembre de 1757. Se funda el pueblo de Santa Rosa de Lima, El Salvador.

1763. Inglaterra firma con España el Tratado de París, que legaliza la ocupación del territorio de Belice por parte de los cortadores británicos, aunque las tierras ocupadas continúan bajo la soberanía española.

29 de julio de 1773. Terremoto de Santa Marta que destruye la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala (Antigua Guatemala), en el valle de Panchoy.

1775. Se construye el Castillo de San Fernando de Omoa (Honduras).

29 de Diciembre de 1775 se funda Nueva Guatemala de la Asunción en el valle de la Ermita.
2 de enero de 1776. Traslado de la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala al Valle de la Ermita, con el nombre de Nueva Guatemala de la Asunción.

1783. Firma del Tratado de Versalles por el cual España establece los límites dentro de los cuales los ingleses podrán ejercer los derechos otorgados en el Tratado de París, entre los ríos Belice, Hondo y Nuevo.

1786. Firma de la Convención de Londres la cual confirma la soberanía española y precisa los límites del territorio en que los británicos se dedican al corte de palo de tinte, caoba y otras maderas. El artículo 4 del tratado firmado por España e Inglaterra establece la rotunda prohibición a los ingleses de hacer fortificaciones, defensas, o establecer cuerpo de tropa o pieza alguna de artillería. Se amplía la concesión a los británicos hacia el sur, hasta el río Sibún y se autoriza oficialmente el corte de caoba.

17 de septiembre de 1785. Se crea la Intendencia de El Salvador: provincias de Santa Ana, San Salvador, San Vicente de Austria y San Miguel.

20 de septiembre de 1786. Se crea la Intendencia de Ciudad Real (Chiapas): provincias de Chiapas, Tuxtla y Soconusco.

23 de diciembre de 1786. Se crea la Intendencia de León (Nicaragua): provincias de León, Matagalpa-Chontales, Realejo, Subtiava y Nicoya.

23 de diciembre de 1786. Se crea la Intendencia de Comayagua (Honduras): provincias de Comayagua y Tegucigalpa.

Nueva Guatemala de la Asunción.

1786. Se crea la Intendencia de Mérida de Yucatán: provincias de Campeche, Mérida, Tabasco y las plazas de El Carmen y Bacalar.

En la provincia de Guatemala no se establece intendencia, porque sus Capitanes Generales asumen funciones de Superintendentes Generales, siendo su residencia la ciudad de Nueva Guatemala de la Asunción, capital del reino. 

La provincia de El Petén es administrada políticamente por la Audiencia de Guatemala, aunque pertenezca al Obispado de Yucatán.

La provincia de Costa Rica  se convierte en un gobierno militar semejante al establecido en Montevideo.

1796. Se funda el Museo de Historia Natural y el Jardín Botánico de Guatemala.

Se funda la Sociedad Económica de Guatemala.

1797. Se funda la Academia de Bellas Artes de Guatemala.

1800. La corona británica declara posesión británica a la bahía de Honduras. El asentamiento comienza a expandirse hacia el sur y el occidente.

1812. Se crea la Universidad de León (Nicaragua).

1813. España protesta a Gran Bretaña formalmente por las violaciones cometidas en contra de los tratados de 1783 y 1786 respecto  a Belice.

16 de octubre de 1814. La provincia de Yucatán, que había pertenecido a la Audiencia de Guatemala entre 1542 y 1570, vuelve de nuevo a dicha jurisdicción por real cédula, manteniéndose en la misma hasta 1821.

1812 a 1821. El régimen de intendencias se superpone, a partir de 1812 al sistema de las Diputaciones Provinciales, que conserva y respeta la intendencia en su totalidad. Así, en diferentes fechas y en alternancia con los regímenes constitucionales y absolutistas, se establecen diputaciones provinciales en las intendencias de Ciudad Real, Comayagua, León, El Salvador y en la provincia de Guatemala. 

1817 y 1819. El Parlamento inglés en sendas ocasiones declara que Belice no es territorio británico.

1821. Declaración de la independencia de Guatemala respecto de España.

1822. Anexión de Centroamérica a México.

1823. Separación de Centroamérica y México. Primera Asamblea Nacional Constituyente de las “Provincias Unidas de Centro de América”.

1 de julio de 1823. Decreto de independencia de las llamadas Provincias Unidas de Centroamérica. Incluía las cuatro intendencias con sus respectivas diputaciones provinciales, además de la Diputación Provincial de Guatemala.

1824. Chiapas se incorpora a la República de México.

1832. Primera protesta oficial de Guatemala por la usurpación del territorio guatemalteco, señalando a los colonos británicos establecidos al sur del rio Sibún. 

1836. España reconoce la independencia de México en 1836. 

1853. Estados Unidos argumenta que los ingleses deben a evacuar todas sus posesiones en el área y que en el caso de Honduras Británica sólo se conserven los derechos consagrados en el tratado de 1786.

1863. España reconoce la independencia de Guatemala. 

El Reino de Guatemala abarcaba todo el territorio centroamericano más las actuales provincias mexicanas de Chiapas y Soconusco. Tenía su propia Audiencia, encargada de administrar gobierno y justicia en nombre del Rey, coincidiendo con la jurisdicción militar de una Capitanía General. Tenía su propia Chancillería Real y Real Sello y poder de decisión en nombre del rey, con comunicación directa con el Consejo de Indias, y sin dependencia de la Audiencia Virreinal de México.

Observando sus mapas y en contraste con las nuevas ciudades fundadas por los españoles siguiendo un patrón en damero, sus fronteras y límites administrativos tanto internos como externos, respondieron principalmente a los distintos ámbitos culturales de la población indígena, tanto desde los primeros momentos de dominio hispánico como al final. Puede compararse con las fronteras rectilíneas siguiendo paralelos o meridianos de las potencias coloniales en Norteamérica y África.

 

 

Fuentes consultadas:

 

Conquista de Guatemala: Historia y Consecuencias. Santiago Contreras.

Sajcabajá. Muerte y resurrección de un pueblo de Guatemala. Jean Piel.

Conquista de Guatemala

http://dbe.rah.es/biografias/13067/francisco-de-montejo

http://pares.mcu.es/Pares.  Portal de Archivos Españoles. Audiencia de Guatemala. Archivo General de Indias

La península de Yucatan. En el Archivo general de la nación. Universidad Autónoma de México

https://pueblosoriginarios.com/meso/maya/maya/politica.html

Especial rumbo nuevo. Ruta de Hernán Cortés por Tabasco, Guatemala y Honduras en su viaje a las Hibueras. Miguel Ángel Contreras Martínez de Escobar.

Revista de Historia Militar. Numero especial del V centenario de Hernán Cortés. José Cifuentes Freire, Jaime de Uriarte Guitian. 1986.

Evolución de la ciudad de Santiago de los Caballeros, posterior al terremoto de 1773. Proyecto de Grado. UNIVERSIDAD RAFAEL LANDÍVAR FACULTAD DE ARQUITECTURA Y DISEÑO LICENCIATURA EN ARQUITECTURA. MELIDA ELIZABETH QUIROA AMBROSIO

Historia Institucional de Guatemala: La Real Audiencia, 1543-1821. María del Carmen Muñoz Paz. Universidad de San Carlos de Guatemala. 2006

La federación de las provincias centroamericanas: Decreto o realidad. Elementos históricos de una muerte anunciada. Víctor Manuel Guerra. Teoría y Praxis nº 17. Julio 2010


2 respuestas a “Guatemala

  1. Magnífico, magnífico blog. He pasado un buen rato leyendo algunas de sus entradas, una de ellas la enlazaré en mi blog porque me ha enternecido (sobre el mestizaje). Un tesoro de documentación y, sin duda, de pasión. Qué pena que no estemos más unidos los “españoles de ambos hemisferios”, porque seríamos una potencia, al menos cultural. Que no sería poco. He conocido su blog gracias a algún remero de la Nave Argos que patronea por los mares virtuales el periodista Santiago González. A partir de hoy lo seguiré y pongo el blog entre mis enlaces favoritos, en mi propio blog. ¡Un cordial saludo D. Javier!

    Me gusta

    1. Estimada Aliseda:
      Muchas gracias por su comentario y por decidir seguir a la América española. La empresa española en América no tiene parangón en la historia de la humanidad. Ni por la enormidad del territorio que abarca, ni por los escasos medios que utiliza, ni por la profundidad cultural que consigue. Y en este blog tengo la gran suerte de contarlo, va a hacer ya seis años. Un muy cordial saludo y mis respetos a los remeros de la nave Argos del gran Santiago González.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s